En determinadas circunstancias de la vida de las empresas puede ser necesario contar con un ejecutivo, ajeno a la compañía, nombrado por el Consejo y/o la Dirección General (según el cargo que se haya de cubrir) para desempeñar, durante un plazo limitado de tiempo, determinadas funciones ejecutivas, en el marco de una situación transitoria.


La firma asume la responsabilidad de sustituir temporalmente a uno o varios directivos de empresa en diversas situaciones con gestores expertos en diferentes áreas de la empresa, usualmente:

  • Dirección General
  • Dirección Financiera
  • Controller